Importancia de la Inteligencia Emocional en el Trabajo

importancia de la inteligencia emocional en el trabajo

¿Conoces la importancia de que los colaboradores tengan y apliquen la inteligencia en tu empresa para mayor productividad?

Aquí te lo decimos

Hoy más que nunca tener inteligencia emocional, propicia mayor productividad y mejor resultado para los equipos de alto rendimiento, es por ello que cada día más empresas buscan empleados que apliquen la inteligencia emocional en cada parte de su vida profesional, y que enseñen a otros a usarla.

La inteligencia emocional está altamente relacionada con nuestra capacidad de comprender y gestionar nuestras emociones y las del resto de personas que tenemos a nuestro alrededor. Este tipo de destreza puede aplicarse en muchos contextos, pero en el ámbito laboral adquiere una mayor importancia que en otros. Hay que señalar que aquellas personas que han decidido emplear la inteligencia emocional en este contexto notan signos de mejora en su desarrollo profesional como en sus relaciones con los compañeros de trabajo.  Ayuda a gestionar el estrés laboral, es beneficioso para resolver conflictos y para aprender de los errores interpersonales.

Liderazgo.

Un líder con inteligencia emocional reducida carecerá de la habilidad para gestionar, motivar y dirigir a los miembros de su equipo de trabajo. No podrá verlos como seres humanos que funcionan con base en emociones, sino como piezas en un tablero de ajedrez que funcionan siempre de la misma manera; ante frustraciones o malos resultados para su equipo, probablemente su respuesta será el enojo y la ira en contra de los colaboradores.

Empatía.

La empatía implica saber qué sienten otras personas y conocer cómo les afecta una emoción determinada. Por ejemplo, una persona empática puede descubrir con facilidad si un cliente se siente inseguro, nervioso o si desconfía de algo. Una vez que hemos descubierto lo que la otra persona siente, podremos influir en sus emociones.

Motivación.

La actualidad laboral exige entender a las personas, motivarlas y hacerlas trabajar en un propósito en común.

Es por ello que el desarrollo de inteligencia emocional es indispensable para ejecutivos y gerentes de alto nivel. Si no se toman en cuenta las emociones como factor decisivo en las acciones y trabajo de las personas, difícilmente se logrará que los integrantes de un equipo lleguen a las metas establecidas por la organización.

Autoconocimiento.

Es la capacidad de entender nuestros sentimientos y estados de ánimo. A su vez, implica conocernos bien a nosotros mismos y con qué valores, metas y habilidades contamos. Dentro del entorno laboral ayuda a vislumbrar los primeros síntomas de estrés.

Autorregulación.

Con la autorregulación nos referimos al control que dispongamos sobre nuestras emociones. Por ello, podremos jugar con ellas a nuestro favor. La inteligencia emocional en el trabajo puede servirnos de gran ayuda para controlar cualquier frustración y minimizar los problemas en nuestro ámbito laboral.

Habilidades sociales.

Son todas aquellas destrezas que nos permiten relacionarlos mejor con los demás. En nuestro trabajo, la inteligencia emocional hace que progresemos adecuadamente gracias al respeto, asertividad en las relaciones laborales en todos los niveles, así como una mejor comunicación con los compañeros basada en la claridad y transparencia.

Cada uno de los puntos anteriores, en conjunto hacen que los equipos de trabajo expresen sus opiniones sin miedo, permitiendo el logro de las metas organizacionales a corto plazo, y generando un mejor ambiente de trabaja en el que todos pueden expresar sus emociones, disgustos y sean más empáticos. (Carmona, 2015)

 

“El trabajo más productivo, es el que sale de una persona contenta” – Víctor Pauchet

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Contacto